Te dejé ir

Nunca fui romántica porque nunca me enamoré,
nunca perdí el sentido de la razón.
Por nadie, solo por ti.
Pero de todas maneras mostré mi demencia y te dejé ir.

A veces me pregunto si seré incapaz de amar,
quizá carezco de un corazón.
¿A dónde envié las promesas y los juramentos?
¿Qué hice con nosotros?
Nos cambié por la seductora y asesina soledad
que ahora mismo me acompaña.

No te quise, te amé.
Pero te lancé fuera de mi barca,
te dejé solo en medio del mar
y si te ahogas es mi culpa
pero no te preocupes,
nos ahogaremos juntos.

No comprendo el sentido del amor,
claramente erré al sacarte de mi vida,
pero si no te echaba yo, te irías un día y todo sería peor
Sí, nada es infinito.

Prefiero quedarme con tu recuerdo
(con esta soledad y el mísero tormento de haberte dejado ir)
Prefiero estar sola.
Te prefiero a ti.
Me prefiero a mí.

Ya no queda nada.
No regreses.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Fin de la existencia

Bitácora: Lágrimas ahogadas