Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016

Bitácora - Sentimientos equivocados.

Imagen

Día de los no enamorados.

Solo es un día más. Eso dicen para llamarte al orden y reprimir tus heridas. 
Sí, es un día más.  En el que todo me recuerda un aroma, una sonrisa, unos brazos en especial. 
Es solo un día más para sentir tu ausencia y rendirme ante el pecho palpitante. Unas horas para llorar,  unas horas para odiarte más. 
Solo es una de las fechas en mi mes favorito, para recordar que hace unas auroras tú estabas aquí deseándome un día feliz, cuando ahora solo me lo desean personas desconocidas... para que cese el fuego aunque ardan las cenizas. 
Feliz día del cariño, feliz dolor de alma, feliz recuerdo de la silueta ausente, feliz rocío insaciable.

Querida futura yo. (Reflexión)

Imagen
Querida futura yo:


¡Hola! Te escribo para aconsejarte, para prevenirte un desamor. Porque sí, vas a volver a enamorarte, algún día...
Te conozco. Los hombres por naturaleza te gustan, y te he atrapado fijándote en varios recientemente, te ves divertida cuando lo haces. Me encanta esa sonrisa pícara que se traza en tu rostro cuando piensas que hay alguien en el mundo que desea conocerte en ese momento. Me encanta que sigas soñando con poder amar en algún momento. Aunque hasta ahora no sepas qué es lo que realmente significa amar. 
Pero bueno, como te dije, te escribo para que me leas a futuro. O si ya es el momento, para que me leas ahora. Para que te cuides, y para que guardes ese corazón tuyo que vale mucho. 
Sé que en una relación todo es complejo, y es todo menos entendible e interpretable, al menos si buscas hacerlo con precisión. Lo importante es que, aunque despegues tus pies de esta tierra, no te alejes de la realidad solo por haberte perdido en el espacio. ¿Que a qué me refier…

Palabras.

Puede que las palabras sean solo símbolos,pero se cargan de significado, se vuelven a otra naturaleza, porque aunque parezcan simples combinaciones de letras  no lo son. 
Miedo.  Sí, dan miedo.  Se sienten sombrías,  como caminar por un húmedo pasillo en la calle más alejada,  o como salir al escenario con un público que te abucheará al instante.  Pero eso es justamente lo que las hace mágicas... 
Nos bloqueamos.  nos predisponemos a darles un significado, las escondemos para que no nos delaten o las reprimimos para que no nos reprendan. 
Ellas solo son y quieren existir.  ¿Por qué, pues, meterlas en el cajón del olvido? ¿Por qué temer a lo que ellas dirán de nosotros?  A la larga serán un hermoso mural que en su conjunto muestre nuestra fotografía.  La más exacta y genuina forma de nosotros. 

Las palabras pueden herir, sí, pero también pueden construir nuevos universos. 










(para Lou, e Iván). :)