Bitácora: Regreso del ser

Ciertamente, no pedí que llegaras a mi vida con aquel café de tarde de miércoles. No pedí que me hicieras tuya aquella madrugada, marcándome para siempre y sin retorno. No pedí que me vinieras a complicar la existencia de la forma más irracional y pasional posible. Nunca pedí que fueras tú…

No sé qué es lo que nos toca; que te quedés, que te vayás, que me quede, que me vaya. No lo sé. Sé que no te deseé nunca y que ahora te deseo como nunca. Sé que no quiero perderte y que quiero embriagarme de ti cada día, cada noche. Sé que no me importa el mundo, porque ahora mi base central de operación es tu cuerpo. Sé que no me interesa nadie más porque para mí después de vos no existe nadie. No se existe sin amarte, solo y exclusivamente a vos.


Sé que nunca te esperé, que me llegaste de golpe y en seco, y que quiero que habités en este mundo, mi mundo, por hoy, por mañana, por siempre…

Comentarios

  1. "Sé que no te deseé nunca y que ahora te deseo como nunca".. uff <3

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Fin de la existencia

Bitácora: Lágrimas ahogadas