Retrato #4 (Sobre la asesina en que me convertí)

Me veo al espejo y descubro que no puedo amar. 

Estoy cubierta de sangre,
una víctima más...

Mi más grande sueño es entregarme a alguien en amor,
y sé que nunca he de cumplirlo. 
No soy capaz de amar,
solo sé herir. 
Solo sé fallar. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Fin de la existencia

Bitácora: Lágrimas ahogadas