Mujer

Se te ve hermosa en ese vestido de negro. 
Te ves esplendorosa. 
Tus ojos con manchas negras y lágrimas de cristal te lucen muy bien. 
Hermosa tu dermis llena de cicatrices y dolor. 

¡Cómo se aprecia tu soledad! 
Combina perfecto con ese hombre a tu lado. 
Hacen una pareja casi tan bella
como tu alma
y su vacío. 

Fuiste fiel, fuiste sumisa. 
Obedeciste, escuchaste consejos. 
Dejaste a aquel único rayo de Sol que alguna vez resplandeció en tu vida. 
Y te volviste oscura. 
Enterraste tu corazón. 
Te mataste con una pala. 

¿De qué te sirvió escuchar?
¿De que te sirvió amar? 
Terminaste pagando una vida de mil años. 
Siendo miserable a cada instante. 
Moriste y divagaste por las calles,
Siempre. 
Sacaste tu alma llorando cada noche,
Y tu dolor nunca cesó. 

Que bonita te ves de luto,
mujer de nadie. 
Salúdame a tu yugo y tu orgullo
No te olvides de sufrir. 
Mujer de honra. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Fin de la existencia

Bitácora: Lágrimas ahogadas