Entrega

Entrega. 
Decepción. 
Dolor. 
Heridas, sangre y muerte segura. 
Muerte de la más exquisita y delicada fuente. 

Te lo di todo, y siempre me quedé corta. 
Te odio. 
Odio el amor. 
Odio la sensación que me das. 
Ser tu prisionera en esta burbuja de paredes, 
Que se construyen solo de mi dependencia y capricho. 
Estoy harta de vivir para ti, harta de amarte. 

Sufro de apnea gracias a tu forma tan sutil y romántica de hacerme mil pedazos,
de una nueva manera en cada amanecer. 
Nunca me sentí tan impotente. 
Nunca sentí lo que era estar tan cerca de la muerte, 
Y seguir viviendo aún. 

Tu amor me tortura,
Cada día me desmiembra,
Apaga mi luz, extingue mi llama. 

La entrega no es nada. 
La entrega es solo la forma más adecuada para buscar a tu asesino. 
Pedir a gritos que te saquen los sesos. 
Desangrar cada vena, cada arteria. 
Entregar tu alma a la oscuridad. 
Extinguir cada nota de tu voz. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Fin de la existencia

Bitácora: Lágrimas ahogadas