Bitácora de un Domingo de Resurrección

Estaba cansada de pecar. Sabía que lo que hacía estaba mal y que cada vez que la tentación llegaba, ella recaía. Abatida, veía pocas opciones entre la vida y la muerte, pues su vida consistía en morir cada día; de tristeza, de soledad, de desolación…

Esa noche decidió tomar su computadora y ver una prédica. No era lo que hacía todas las noches, pero pensó que esto podía ayudarle un poco. Era Semana Santa, así que era lo mínimo que le debía a Dios, una prédica para recordar que Él existe. Aunque se sintiera avergonzada por todos sus pecados del día anterior y por la tentación que la seguía en todos lados, a toda hora.

Esa semana hablaron acerca de los beneficios de la Cruz. Sobre cómo la muerte de Jesús era capaz de librarla de: sus pecados, sus maldiciones, sus enfermedades y sus tentaciones. A lo largo de la prédica, y junto con la música sintió que Dios la tocaba, que Su espíritu volvía a envolverla y que encontraba su perdón. Sentía que Dios volvía a acercársele, preparado para que restablecieran su añorada relación. Confesó sus pecados, pidió perdón y oró. Descubrió que así era la vida, llena de altas y bajas. Se dios cuenta de que permanecer al lado de Dios requería de oración, fe y convicción; voluntad propia. No sería fácil, debería entregarse a Dios cada día, orar, seguir a Cristo y morir a esa que había sido, para renacer siendo una nueva y mejor mujer.


Ese domingo terminó de una forma muy distinta a como había comenzado. Ella recordó el amor de Dios por ella; y por primera vez pudo entender el valor de la existencia de Jesús, y cómo su amor sobrepasaba límites. Entendió cómo Dios, Jesús y el Espíritu Santo la salvaban de todo mal, le sanaban toda herida, y le daban paz y vida eterna. La crucifixión de Jesús no era motivo para compadecerle o tenerle lástima, era motivo de agradecimiento y bendición.

Ese domingo fue distinto a todos los demás. Fue un Domingo de Resurrección para Jesús, y para su andar con Dios.




- Este domingo me cambió por el simple hecho de escuchar la palabra de Dios. Les comparto la prédica que transformó mi noche: 
http://vidareal.tv/jesus-victoria-decodificada :)
Imagen de: https://www.pinterest.com/pin/323696291944536899/

Comentarios

  1. Dios te bendiga y siga llenando de Su amor :D me alegro mucho de ver como Él te está transformando. Sé que Él te va a seguir enamorando y yo no podría estar más feliz por ello. Dios te bendiga Mon y bienvenida de nuevo :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Fin de la existencia

Bitácora: Lágrimas ahogadas