Palabras.

Puede que las palabras sean solo símbolos,
pero se cargan de significado,
se vuelven a otra naturaleza,
porque aunque parezcan simples combinaciones de letras 
no lo son. 

Miedo. 
Sí, dan miedo. 
Se sienten sombrías, 
como caminar por un húmedo pasillo en la calle más alejada, 
o como salir al escenario con un público que te abucheará al instante. 
Pero eso es justamente lo que las hace mágicas... 

Nos bloqueamos. 
nos predisponemos a darles un significado,
las escondemos para que no nos delaten
o las reprimimos para que no nos reprendan. 

Ellas solo son y quieren existir. 
¿Por qué, pues, meterlas en el cajón del olvido?
¿Por qué temer a lo que ellas dirán de nosotros? 
A la larga serán un hermoso mural que en su conjunto
muestre nuestra fotografía. 
La más exacta y genuina forma de nosotros. 


Las palabras pueden herir, sí,
pero también pueden construir nuevos universos. 











(para Lou, e Iván). :) 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Melodía de amor

Fin de la existencia