Un amor como tú

Creo que todos merecen encontrar un amor como tú. 

Tener a alguien que las encuentre por casualidad y que quiera quedarse, por placer, a su lado. Un hombre que les enseñe a amar y a amarse. Alguien que las haga reír sin parar y que las consuele si es necesario. Un hombre que esté allí para abrazarlas si están tristes y que las bese en cada encuentro, como si fuera la primera vez. Que las respete como un caballero y las ame con pasión. 

Un compañero de sábados por la tarde, un amigo con quien desvelarse para hablar madrugadas enteras, un confidente con quien salir por un café o una cerveza, un acompañante que se pueda encontrar siempre disponible para ellas. Alguien que les acaricie el cabello al despertar a su lado y que las observe con ternura mientras duermen en la misma cama. 

Un hombre que las valore, que les recuerde que deben valorarse. Que las ame tal y como son. Alguien que les envíe un mensaje cada mañana para desearles un feliz día. Un caballero que no tema presentarlas con su familia, o sus amigos, y que esté siempre presumiéndolas en sus redes sociales. Alguien con quien hacer planes a futuro y con quien compartir recuerdos inolvidables en el presente. 

Un amante que muera por compartir su tiempo libre con ellas. Un hombre ocupado, productivo, admirable, que haga tiempo en su ocupada agenda para el amor, para ellas. Un amante que en cada beso, en cada caricia y en cada abrazo se funda con ellas en una sola carne. Alguien con quien puedan compartir miradas de complicidad y sonrisas de planes traviesos. Un amigo de quien se puedan enamorar cada día más. 

Un hombre romántico que las ponga de primero. Que llegue a ponerles el mundo de cabeza. Un enamorado que luche con todas sus fuerzas por conquistar su amor. Un pretendiente tan valeroso que sea la envidia de todas a su alrededor. Un amante de esos que no se hallan en cualquier parte. 

Creo que el mundo sería mejor si existieran más hombres como tú. Más amores de quienes las mujeres,  lastimadas como yo, pudieran enamorarse. 

Para recordar que el amor no siempre termina mal, que no siempre es sufrido. Para sentir ilusiones sobre un futuro juntos. Para soñar y luchar por cada meta, por cada anhelo. Para ser reconstruidas luego de los miserables corazones rotos. Para amar y para reír con pasión. Para recordar que existen las segundas oportunidades y que estas pueden reemplazar a las primeras. Para volver a vivir rodeadas de color. Para ver cómo sus corazones se aceleran a un nuevo ritmo. 

Todos necesitamos un amor como tú para creer en el amor otra vez: para volver a nacer.
















Comentarios

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Melodía de amor

Fin de la existencia