Sobre el querer

Quiérela y cuídala
no te vas a arrepentir de sus locuras.
No te vas a arrepentir
de su irracional manera de enamorarse de ti.

Abrázala muy fuerte,
toma su mano,
prométele el cielo
y ella te dará las estrellas.

Bésala bajo la lluvia.
Bésala y sonríe después de hacerlo.
Besa su alma y nunca te dejará ir.

Recorran grandes distancias,
no paren de ser felices juntos.
Hagan lo que deseen
pero siempre con pasión.

Déjense llevar,
como al ritmo de una melodía,
lleguen a lugares desconocidos
y no miren atrás.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Fin de la existencia

Bitácora: Lágrimas ahogadas