(Bitácora) La carrera de una vida

Un año. Eso es lo que cumplo hoy oficialmente en mi carrera (bueno, voy en segundo año, pero solo he estudiado dos semestres estando inscrita en la misma carrera). Hoy puedo asegurar que elegí la carrera adecuada. Sí, hoy, a los veintiún años de edad, luego de dos años de rodar entre una y otra universidad de mi país y más de cuatro ideas de lo que quería estudiar. 

Es muy fácil juzgar a las personas por sus decisiones o, incluso, por sus indecisiones. Muchas veces ese fue mi caso; me juzgaron por no saber lo que quería. Pero, ¿es que en realidad estaba mal? ¿Realmente tenían derecho las demás personas de hacer burlas de mí porque no estaba segura de cómo quería pintar mi futuro, en base a una elección burguesa que poco tiene que ver con el verdadero futuro?

Pienso que, como sociedad, cometemos el grave error de hacer mofa de aquellos que no se adaptan a "lo normal". No todo lo aparentemente desviado está mal. En mi caso, por ejemplo, no estaba mal dudar acerca de la carrera que quería cursar. Sinceramente no estaba lista a los dieciocho años para decidir qué quería hacer cada día del resto de mi vida. Y es que en el colegio uno aprende mucho de ciencias y algo de letras, ¡pero muy poco es lo que se aprende allí sobre la vida! ¿Cómo entonces pretenden que un niño que está aprendiendo a conocer el mundo exterior decida algo que va a definir el resto de su vida, si no ha llegado ni a la mitad de esta? Pasé por tres carreras, sí. ¿Me arrepiento? No. Ningún segundo de mi vida fue desperdiciado, aprendí mucho. Aprendí que no es lo mismo lo que te gusta a lo que quieres hacer cada día para producir dinero, aprendí que el ambiente de una universidad influye mucho en tu manera de pensar y actuar, aprendí que está bien ser de la minoría de personas que eligen estudiar carreras no "típicas", así como también está bien elegir una de ellas. Todo depende del porqué eliges la carrera que eliges. Lo más importante es estudiar lo que te apasiona, de lo contrario será todo un martirio. 

¿Los años sabáticos? Sí, esos que les producen escalofríos a los padres tradicionalistas, ¡no son malos! Pienso que es mejor estar seguros de lo que queremos, a su debido tiempo, que correr y derrochar recursos en el camino. 

¿Qué es lo que importa entonces? ¡Nuestra felicidad! La universidad, la carrera, es algo que se disfruta. No, no es algo sencillo pero sí debe ser algo que nos mantenga ilusionados con el vivir. Hoy, luego de "vagar" por carreras al no estar segura en un principio de qué quería hacer, puedo afirmar que estoy en el lugar correcto, rodeada de las personas correctas y más que motivada para dar lo mejor de mí, soñar y luchar por ver mis sueños cumplidos. Así debería de ser con todos, es lo que cada uno merece: ser feliz en cada etapa de su vida. 


Imagen de: https://www.pinterest.com/jessicamolgado/amo-mi-carrera/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Melodía de amor

Fin de la existencia