Amor.

Nada dura para siempre. 
Todo acaba, 
hasta el amor.
Nada es perfecto,
No hay ideales, 
no existen las medias naranjas...
Y de mi otra mitad me olvidé por completo hace varios años ya.

Luchamos arduamente para preservar lo que solo nos hará daño.
Nos matamos a nuestro propio placer,
Escogemos el instrumento y lo clavamos hasta tocar el fondo. 
Luego, lentamente, comenzamos a morir.

Los estereotipos del mundo nos dicen que el amor es el ideal,
Mas no lo es.
Lo único que tenemos es a aquellos que nos vieron nacer, 
Porque por mucho que deseen y añoren dejarnos, no lo harán. 
Solo ellos no lo harán. 

El amor no es un sentimiento,
Es un moda, una excusa, 
la más sutil arma letal.
¿Qué nos hace querer darlo todo por amor?
¿Acaso necesitaremos forjar niños y niñas más autosuficientes a futuro?
El amor de fuentes terrenales es debilidad. 

Permitimos que extraños entren a nuestras vidas y nos maten de la forma mas sutil. 
Todo por unos cuantos recuerdos y algunas memorias,
Que a la larga no suman más que todo aquello que fue malo. 

Amor no es bienestar, amor es debilidad.
Amor no es seguridad, es peligro 
y la más delicada forma de agonía y maldad. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Fin de la existencia

Bitácora: Lágrimas ahogadas