Increíblemente...

Me encantaste en una noche.
Te tomó un café y una sonrisa.
Me enamoraste a una mirada y un tono de voz, 
te metiste en mi vida como nadie lo había logrado...

Dude antes de amarte, 
pero antes de dudar ya me había enamorado.
La vida es tan injusta que te da exactamente lo que necesitas, 
y hasta un poco más...
Pero luego te lo quita.
Por suerte yo le jugué a las cartas, 
y le gané el juego contigo.

Tu voz, tu mirada,
Tu cuerpo, tu sonrisa...
Te convertiste en mi delirio, en mi más alocada obsesión
Y he de confesar que te respiro hasta en mis sueños más profundos...
Te me hiciste vital.

Increíblemente llegaste a mi vida para que te amara, 
Para enamorarme...
Sé siempre mi pasión y tómame con delicadeza y locura irrevocable 
Hazme volar y reír, 
vivir y sentir que vivo
Has todo lo que quieras conmigo, te doy el placer...
Pero nunca vueles lejos de aquí...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Fin de la existencia

Bitácora: Lágrimas ahogadas