Nunca fui tan romántica


Nunca fui tan romántica,
nunca lloré.
Nunca ahogué con mis penas 
las almohadas repletas de suaves plumas sobre mi cama,
nunca amé.

Viví como debía,
quise, sí, 
quise mucho...
pero nunca fui capaz de amar,
de darlo todo por tí,
Por nadie.
no, si de todas maneras nunca lo hiciste tú por mí tampoco. 

Nunca sufrí por amor,
jamás te pensé a deshoras,
nunca te invoqué en mis pensamientos de las tardes de invierno,
no te lloré tardes enteras, 
no te extrañé.

Mi corazón permaneció inerte,
tu despedida sólo fue otro adiós.
Una más de muchas dolencias que se convirtieron en recuerdo,
En tiempo perdido. 
no intenté llamarte, ni dedicarte canciones con letras afanosas y deprimentes.

No te sufrí.
No me doliste.
No te lloré.

Nunca fui tan romántica. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Surgiendo en el silencio

Melodía de amor

Fin de la existencia